© Tony Tirado 2016
Tony Tirado web personal

Lunes, 18 (Cuenca > Guayaquil > Pto. López)

Hoy tenemos muchas horas de autobús. Nuestro primer destino es Guayaquil. De camino paramos en la reserva de Cajas y pudimos contemplar un espectacular paisaje a 4.100 mts de altura. Me llamó la atención un árbol cuya corteza parecía papel. Era como un turista pelándose al sol de Benidorm. Se llama Polylepis. Paramos también en una plantación de cacao donde nos explicaron el proceso de cultivo y recolección. Llegamos a Guayaquil a la hora de comer. Es una ciudad moderna y con aspecto europeo. Lo más interesante fue dar un paseo por el malecón y por un parque en el centro de la ciudad que en vez de palomas, tiene iguanas sueltas por todas partes. Ya de noche llegamos al Hotel Alandalus. Por cuestiones de disponibilidad, nos han metido en una habitación fantástica con vistas al pacífico. Es de cuento de hadas, con colores azules intensos y formas redondeadas… no me hago ilusiones, mañana nos cambian a una de inferior calidad, no pasa nada, lo importante está fuera.

Martes, 19 (Pto. López)

Muy temprano me he marchado a correr por la playa. Ha sido una gozada, por un lado el mar y por otro una abundante vegetación, además completamente solo. Después de desayunar nos hemos marchado a Pto. López para coger un barco, hoy toca ver ballenas. El barco es pequeñito y después de unos 15 min de navegación hemos visto la primera ballena acompañada de su ballenato. Son unos animales espectaculares y resulta muy difícil describir la sensación de libertad que transmiten. Nos dimos un chapuzón en las aguas del pacífico que para mi asombro no estaban nada frías. Otra fantástica experiencia para el baúl de los buenos recuerdos. Regresamos a cenar al hostal y después nos marchamos un rato a Pto. López a tomar una copa y bailar al ritmo de bachatas y merengues.

Miércoles, 20 (Pto. López > Poza Honda)

Salimos del paraíso hacia la comunidad de Poza Honda en el cantón de Santa Ana. En una parte del camino empezó a caer una suave lluvia que le dio al paisaje un aspecto brillante y agradable, pero también mojó la precaria carretera. En una curva presenciamos como dos camiones chocaban de frente. Fue un golpe aparatoso y salimos corriendo del autobús para socorrer a los conductores. Los camiones quedaron tumbados a ambos lados de la carretera. Por suerte, a parte de algún corte, los implicados estaban bien. Lo sorprendente vino después, cuando ambos se subieron en coches y abandonaron el lugar y los camiones. Estábamos perplejos y nuestro guía nos contó que era posible que no tuviesen seguro y los camiones no les perteneciesen, la costumbre en un accidente es detener a los implicados y meterlos en la cárcel hasta solucionar el asunto. Puede tardar 3 o 4 meses, no me extraña que se marchasen. Llegamos a Poza Honda después de 4h de viaje. Nos recibieron en la comunidad y nos hospedaron en unas cabañas para 4 personas. Estos días dormiré sin Carmina y compartiré espacio con mis compañeros de viaje. Estamos en la comarca de Manabí, un lugar selvático y acogidos por gente muy amable.

Jueves, 21 (Poza Honda)

Después del desayuno visitamos la comunidad y la procesadora de zumos que está construyendo Maquita para las mujeres de esta aldea. Al igual que en Colombia, me encuentro con que aquí la que lleva el peso de la familia es la mujer, y por consiguiente transmite más confianza para estos proyectos que los hombres. Comimos y nos marchamos hasta el río, una caminata de 3h entre frondosa selva subtropical, todo un disfrute. Por la noche nos habían preparado una tertulia cultural. Música, canto, baile, y poemas que los manabitas llaman Amorfinos que siempre terminan con una cancioncita que dice… Güararé, Güararé.

Viernes, 22 (Poza Honda)

Día de excursiones. Por la mañana dimos una vuelta en barca por el embalse de Poza Honda. Después de comer, el grupo se separó. Carmina y otras se marcharon a las fiestas de un pueblo que estaba a 3h de viaje, el resto nos marchamos a ver las cataratas del río Mineral. El sitio estaba lejos y el camino fue un poco complicado para nosotros y nuestras botas, pero para los niños descalzos que nos acompañaban fue un paseo.

Sábado, 23 (Poza Honda > Quito)

Salimos de este acogedor lugar con destino al aeropuerto de Manta. De camino hicimos una parada en Montecristi para visitar el mausoleo de Eloy Alfaro presidente de Colombia en dos ocasiones y líder de la revolución liberal ecuatoriana. A las 14,15h subimos al bimotor que nos devolvía a Quito. Esta vez para evitar más problemas nos han instalado en un hotelito que está muy bien el Fuente de Piedra II. Dimos un paseo por la ciudad y a dormir.

Domingo, 24 (Quito)

Hoy día de reuniones y presentaciones, pero antes visitamos algunos lugares pendientes, sobre todo la iglesia de la Compañía de Jesús que tiene todo su interior forrado de pan de oro, es como estar dentro de una cajita joyero. Nuestra primera reunión fue con la asociación de mujeres ECUARUNAI, que nos agasajaron con una humilde comida a base de patata y maíz cocido. Por la tarde visitamos el Instituto Biotecnológico de Estudios Quechuas. Una potente organización muy similar a mi Fundación Omacha.

Lunes, 25 (Quito)

A primera hora visitamos el museo del Banco Central. Un antiguo banco reformado como museo arqueológico. Impresionante la cerámica pre-incaica. Después salimos hacia la mitad del mundo, a la latitud 00º00’00”. Pudimos comprobar como en pocos metros el agua en un sifón gira en diferentes direcciones. También pude plantar un huevo crudo sobre la punta de un clavo… increíble la fuerza magnética de la tierra. De regreso a Quito visitamos la Capilla del Hombre, un museo en la casa del ya fallecido pintor colombiano, Oswaldo Guayasamin, simplemente maravilloso. Por la noche hicimos una cena de despedida.

Martes, 26 (Quito > Madrid)

Hoy todo el día de viaje, esta vez en clase turista, cuanta crueldad, ja, ja. Este ha sido un viaje diferente. El turismo solidario está muy bien. Los recursos van a parar directamente a manos de las comunidades y no a los grandes tour operadores. Solo una reflexión, que no una queja, es que mis tiempos de mochilero ya pasaron hace mucho tiempo y mis huesos necesitan descansar en sitios mínimamente cómodos. El ser turistas solidarios no nos hace recobrar la juventud de mochila y lata de conservas.

Ecuador 2ª parte

Viaje realizado del 08 al 27 de agosto de 2009. Experiencia de Turismo Solidario. Viaje organizado por la ONGD ASCUR Las Segobias. El importe de este viaje va directamente a las comunidades indígenas que nos acogen.
© Tony Tirado
Tony Tirado web personal

Lunes, 18 (Cuenca > Guayaquil

> Pto. López)

Hoy tenemos muchas horas de autobús. Nuestro primer destino es Guayaquil. De camino paramos en la reserva de Cajas y pudimos contemplar un espectacular paisaje a 4.100 mts de altura. Me llamó la atención un árbol cuya corteza parecía papel. Era como un turista pelándose al sol de Benidorm. Se llama Polylepis. Paramos también en una plantación de cacao donde nos explicaron el proceso de cultivo y recolección. Llegamos a Guayaquil a la hora de comer. Es una ciudad moderna y con aspecto europeo. Lo más interesante fue dar un paseo por el malecón y por un parque en el centro de la ciudad que en vez de palomas, tiene iguanas sueltas por todas partes. Ya de noche llegamos al Hotel Alandalus. Por cuestiones de disponibilidad, nos han metido en una habitación fantástica con vistas al pacífico. Es de cuento de hadas, con colores azules intensos y formas redondeadas… no me hago ilusiones, mañana nos cambian a una de inferior calidad, no pasa nada, lo importante está fuera.

Martes, 19 (Pto. López)

Muy temprano me he marchado a correr por la playa. Ha sido una gozada, por un lado el mar y por otro una abundante vegetación, además completamente solo. Después de desayunar nos hemos marchado a Pto. López para coger un barco, hoy toca ver ballenas. El barco es pequeñito y después de unos 15 min de navegación hemos visto la primera ballena acompañada de su ballenato. Son unos animales espectaculares y resulta muy difícil describir la sensación de libertad que transmiten. Nos dimos un chapuzón en las aguas del pacífico que para mi asombro no estaban nada frías. Otra fantástica experiencia para el baúl de los buenos recuerdos. Regresamos a cenar al hostal y después nos marchamos un rato a Pto. López a tomar una copa y bailar al ritmo de bachatas y merengues.

Miércoles, 20 (Pto. López >

Poza Honda)

Salimos del paraíso hacia la comunidad de Poza Honda en el cantón de Santa Ana. En una parte del camino empezó a caer una suave lluvia que le dio al paisaje un aspecto brillante y agradable, pero también mojó la precaria carretera. En una curva presenciamos como dos camiones chocaban de frente. Fue un golpe aparatoso y salimos corriendo del autobús para socorrer a los conductores. Los camiones quedaron tumbados a ambos lados de la carretera. Por suerte, a parte de algún corte, los implicados estaban bien. Lo sorprendente vino después, cuando ambos se subieron en coches y abandonaron el lugar y los camiones. Estábamos perplejos y nuestro guía nos contó que era posible que no tuviesen seguro y los camiones no les perteneciesen, la costumbre en un accidente es detener a los implicados y meterlos en la cárcel hasta solucionar el asunto. Puede tardar 3 o 4 meses, no me extraña que se marchasen. Llegamos a Poza Honda después de 4h de viaje. Nos recibieron en la comunidad y nos hospedaron en unas cabañas para 4 personas. Estos días dormiré sin Carmina y compartiré espacio con mis compañeros de viaje. Estamos en la comarca de Manabí, un lugar selvático y acogidos por gente muy amable.

Jueves, 21 (Poza Honda)

Después del desayuno visitamos la comunidad y la procesadora de zumos que está construyendo Maquita para las mujeres de esta aldea. Al igual que en Colombia, me encuentro con que aquí la que lleva el peso de la familia es la mujer, y por consiguiente transmite más confianza para estos proyectos que los hombres. Comimos y nos marchamos hasta el río, una caminata de 3h entre frondosa selva subtropical, todo un disfrute. Por la noche nos habían preparado una tertulia cultural. Música, canto, baile, y poemas que los manabitas llaman Amorfinos que siempre terminan con una cancioncita que dice… Güararé, Güararé.

Viernes, 22 (Poza Honda)

Día de excursiones. Por la mañana dimos una vuelta en barca por el embalse de Poza Honda. Después de comer, el grupo se separó. Carmina y otras se marcharon a las fiestas de un pueblo que estaba a 3h de viaje, el resto nos marchamos a ver las cataratas del río Mineral. El sitio estaba lejos y el camino fue un poco complicado para nosotros y nuestras botas, pero para los niños descalzos que nos acompañaban fue un paseo.

Sábado, 23 (Poza Honda >

Quito)

Salimos de este acogedor lugar con destino al aeropuerto de Manta. De camino hicimos una parada en Montecristi para visitar el mausoleo de Eloy Alfaro presidente de Colombia en dos ocasiones y líder de la revolución liberal ecuatoriana. A las 14,15h subimos al bimotor que nos devolvía a Quito. Esta vez para evitar más problemas nos han instalado en un hotelito que está muy bien el Fuente de Piedra II. Dimos un paseo por la ciudad y a dormir.

Domingo, 24 (Quito)

Hoy día de reuniones y presentaciones, pero antes visitamos algunos lugares pendientes, sobre todo la iglesia de la Compañía de Jesús que tiene todo su interior forrado de pan de oro, es como estar dentro de una cajita joyero. Nuestra primera reunión fue con la asociación de mujeres ECUARUNAI, que nos agasajaron con una humilde comida a base de patata y maíz cocido. Por la tarde visitamos el Instituto Biotecnológico de Estudios Quechuas. Una potente organización muy similar a mi Fundación Omacha.

Lunes, 25 (Quito)

A primera hora visitamos el museo del Banco Central. Un antiguo banco reformado como museo arqueológico. Impresionante la cerámica pre- incaica. Después salimos hacia la mitad del mundo, a la latitud 00º00’00”. Pudimos comprobar como en pocos metros el agua en un sifón gira en diferentes direcciones. También pude plantar un huevo crudo sobre la punta de un clavo… increíble la fuerza magnética de la tierra. De regreso a Quito visitamos la Capilla del Hombre, un museo en la casa del ya fallecido pintor colombiano, Oswaldo Guayasamin, simplemente maravilloso. Por la noche hicimos una cena de despedida.

Martes, 26 (Quito > Madrid)

Hoy todo el día de viaje, esta vez en clase turista, cuanta crueldad, ja, ja. Este ha sido un viaje diferente. El turismo solidario está muy bien. Los recursos van a parar directamente a manos de las comunidades y no a los grandes tour operadores. Solo una reflexión, que no una queja, es que mis tiempos de mochilero ya pasaron hace mucho tiempo y mis huesos necesitan descansar en sitios mínimamente cómodos. El ser turistas solidarios no nos hace recobrar la juventud de mochila y lata de conservas.

Ecuador 2ª parte

Viaje realizado del 08 al 27 de agosto de 2009. Experiencia de Turismo Solidario. Viaje organizado por la ONGD ASCUR Las Segobias. El importe de este viaje va directamente a las comunidades indígenas que nos acogen.